¿Cómo criar niños independientes?

Posted by on / 0 Comments

Muchas veces me he encontrado con mamás que me hacen esta pregunta y muchas otras he visto cómo intentan formar hijos autosuficientes cuando ya son adolescentes, e incluso, adultos jóvenes. Ojo, nunca está mal o fuera de tiempo empujar a nuestros niños a valerse por sí mismos, es una cuestión de autonomía y libertad que les permitirá afrontar la vida cuando llegue el momento; sin embargo, sí es importante tomar en cuenta que un ser humano independiente se forma desde que los niños son bebés, no hace falta esperar tanto, pues entre más temprano trabajemos con ellos y los apoyemos a ser autónomos, más fácil será formar adultos responsables de ellos y del mundo que los rodea.

 

Guiar a sus peques a ser independientes no es ‘dejarlos’ a su voluntad o desentenderse de ellos; hay un diferencia enorme entre apoyarlos a crecer y mostrar desinterés. Aclaro el punto porque me parece que, al menos como madres, estamos acostumbradas a estar siempre detrás de nuestros hijos a cualquier edad, así nos enseñaron y es completamente normal. Pero, ¿qué pasaría si redefiniéramos el concepto de ‘cuidado’ y guiáramos a los peques en libertad? Estoy segura que formaríamos hombres y mujeres más voluntariosos y comprometidos a hacer y resolver.

 

Por ello, hoy les comparto 5 tips sencillos para criar niños independientes desde que son pequeñitos. Se los he compartido antes y se los digo ahora: a mí me gusta, y me ha funcionado, ser una mamá guía que acompaña a sus hijos a auto-descubrirse, valorarse y respetarse dentro de su propia forma de ser. Las invito a hacer lo mismo y a asombrarse de lo que sus peques son capaces cuando simplemente los dejamos ser; claro, siempre dentro de la responsabilidad y el respeto por los demás.

 

Aquí van:

 

  1. Niños exploradores

Los bebés siempre están ansiosos por descubrir el mundo alrededor de ellos, ¡déjenlos que exploren todo! Que huelan, toquen y prueben (según sea el caso) todo cuanto sea posible. Inviten a sus peques a investigar cada rincón de la casa y a donde vayan. Esto no sólo despertará su curiosidad, sino también su instinto de alerta sobre aquello que les hace bien o no les gusta.

 

  1. Sí y No

Desde que son pequeñitos los niños aprenden a tomar decisiones, y esto sólo se logra si permitimos que descubran su espacio y se involucren con él y quienes lo acompañan. Poco a poco entenderán qué es “sí” y qué es “no” y cuándo decidir por uno o por otro.

 

  1. No hagan todo por ellos

Sé que este punto es complicado, más si son pequeñitos porque no queremos que nada les pase, los hiera o los haga sentir mal; sin embargo, a largo plazo, dejar a los niños que encuentren soluciones por sí solos reforzará su curiosidad y los dejará resolver de forma creativa lo que se les presente ¿Y quién no quiere un peque creativo en casa? Apóyenlos y guíenlos, sí, pero al final dejen que sean ellos quienes realicen solos sus actividades.

 

  1. Sean mamás guía

Guiar también es enseñarle a los peques a hacer nuevas cosas o actividades que aún no conocen. Sean pacientes y amorosas a la hora de hacerlo; ellos confían completamente en ustedes y tendrán toda la disposición de aprender si son guiados con cariño y voluntad.

 

  1. Que no falten las sonrisas

Un sentido de confianza se crea en un ambiente feliz. Si su peque crece en un entorno de angustia, miedo o enojo, jamás se atreverá a hacer cosas por sí solo, pues siempre estará temeroso de lo que pueda pasar o de la reacción de sus más allegados. Al contrario, rían y sonrían siempre con los niños; ellos están alerta de la gente que los rodea porque buscan su aprobación o guía. Jueguen con sus hijos y celebren sus logros para que ellos tengan la suficiente confianza de aventurarse a descubrir el mundo por sus propios medios.

 

Ustedes, ¿cómo crían a sus peques para enseñarlos a ser independientes? Compártanme sus mejores tips de mamás modernas. Yo también siempre estoy dispuesta a aprender de cada una para formar juntas nuevas generaciones de seres humanos libres y, sobre todo, felices.

 

Gracias por leerme,

Mariana.