La ablactación o ablacmission

Posted by on / 0 Comments

¿Cuándo es el mejor momento para cambiar la leche materna por los sólidos? Es una de las preguntas más difíciles con las que las mamás nos enfrentamos cuando los bebés comienzan a crecer. Siempre existe un poco de temor por dar ese salto de la leche materna al resto de los alimentos: ¿Y si no le caen bien? ¿Si los rechaza? ¿Si se enferma? ¿Cómo empiezo? Por eso he nombrado así la entrada de hoy, la ablacmission: Enseñar a nuestro bebé a comer.

La ablactación es el proceso de introducción de nuestros bebés a los alimentos a partir del 6º mes de vida. Se trata de incorporar lentamente verduras, frutas y cereales en su dieta que, hasta entonces, consistía sólo en leche materna. Aquí me quiero detener un poco porque me he encontrado con mamis que piensan que se debe sustituir una por otros. ¡No! La leche materna debe permanecer entre los alimentos que proporcionemos a nuestros pequeños, pero ahora, nuestra misión es crear en ellos hábitos alimenticios saludables desde el primer año. Sí, no exagero, la ablactación es uno de los momentos más importantes en el desarrollo de los bebés porque somos nosotros, papis, quienes guiaremos su primer contacto con la comida.

Es necesario mencionar que no es recomendable comenzar este proceso de transición antes del 6º mes porque el sistema digestivo de los bebés no ha alcanzado su madurez; si decidimos hacerlo antes, sólo lograremos que no reciban con agrado los alimentos, además de provocar en ellos dolores de estómago y malestares.

Una vez aclarado este punto, ahora sí les cuento por qué la ablactación me parece sensacional. ¡Está en nuestra manos descubrir para nuestr@s niñ@s un nuevo universo para ellos! Y no cualquiera, sino el de la alimentación, que a su vez, determinará su salud y bienestar a lo largo de los años si logramos que coman con gusto y amor por cuidar su cuerpo y no solamente por cubrir una necesidad.

Fuera condimentos

  1. En esta etapa nuestros peques aprenden a diferenciar los sabores de los alimentos. Debemos considerar que es un proceso de exploración primario: Usan sus sentidos para manipular algo nuevo, olerlo y, finalmente, probarlo y con ello determinar si les gusta o no. Por eso es importante que eliminemos especias y condimentos “que dan sabor” a la comida (sal, pimienta, etc), también aquellos que suavicen los sabores (azúcar, miel, etc), de este modo reconocerán el sabor y aroma natural de lo que comen.

¿Qué alimentos elijo para esta etapa?

2. Como regla básica, los que sean frescos y naturales. Mamás, papás, evitemos que lo primero que ingieran nuestros niños sea una Coca-Cola (Sí existen casos). La recomendación son verduras y tubérculos como papa o camote; frutas, cereales como arroz y avena, y gelatinas de frutas sin colorantes artificiales.

¿Cuál es la mejor manera de preparar los alimentos?

3. ¡Sí! Así como lo imaginaron, en puré o la tradicional papilla. Un consejo es utilizar poca agua durante la cocción y cuidar el tiempo de ésta para no exagerar, recuerden que cocinar demasiado los vegetales y frutos elimina en gran parte la cantidad de sus nutrientes.

En esta etapa lo más recomendable es solamente hervir los alimentos, así evitaremos irritaciones en el intestino de nuestro bebé.

No está de más mencionar que debemos cuidar doblemente la higiene de los alimentos y durante el proceso de preparación.

¿Cómo me acerco a mi bebé con un nuevo alimento?

4.  ¡Con paciencia y mucho amor! No olvidemos que esto es algo totalmente nuevo para ellos; en su cabecita no imaginan siquiera que exista algo más que la leche de mamá que los pueda alimentar.

Hay que acercarnos poco a poco moderando la cantidad y, al mismo tiempo, evaluando la tolerancia de nuestr@ bebé hacia este primer bocado. Una vez recibido, vayamos un poco más y así hasta completar la ración. No olvidemos que es, literal, un proceso de prueba para ellos. No los obliguemos a terminar algo que no les gustó o a comer todo en caso de que sí. A nosotros nos toca respetar sus tiempos para que la experiencia sea feliz para ellos.

Espero que estos cuatro puntos rumbo a la ablacmission les ayuden en este nuevo proceso de adaptación con sus peques. Lo más importante es transmitirles nuestro afecto, cuidado y atención a través de los alimentos. Todo comienza desde que nosotros como papis aprendemos a valorar a la comida: darle su lugar, establecer horarios, elegir lo mejor, para que ese mismo valor lo aprendan nuestros peques desde el primer momento que prueban el mundo a través de sus sabores.

Gracias por leerme.

Mariana.