Los niños no nacen con ningún chip (?)

Posted by on / 0 Comments

No sé a ustedes, mamás, pero a mí me parece ridícula esta frase de “Ay, es que los niños, qué bárbaros. Ya nacen con el chip integrado”. Es como ¿No? Mas bien pregúntate si creer que esto está bien realmente lo está.

Por eso quise nombrar así esta entrada. Primero, para desmitificar la idea de que los niños son súper hábiles con los dispositivos -celular, tablet, iPod, etc.- ¡No! Estos aparatos son user friendly, hechos justamente para que todo el mundo sea capaz de usarlos (si no, no habría tantas tías enviando memes). Así que, papás, permitirle a sus hijos usarlos en exceso, pero sobre todo, normalizar el hecho como dinámica para el entretenimiento es una práctica que pone de inmediato una barrera entre ellos y nosotros.

¡Uff! Ahora sí se leyó como regaño, perdónenme por ello. No es tal. Hoy les quiero compartir algunas razones por las que no es recomendable dejar a nuestros peques “al cuidado” de una pantalla. No hay detrás más intención que favorecer el tiempo de calidad con nuestros niños y en familia, del tipo que ésta sea.

Pensémoslo así. Cambiamos la televisión por el celular o la tablet con la creencia de que así mantendríamos a nuestros niños alejados del “efecto de la caja”. El problema vino cuando esta acción sustituyó el poder de la TV por un paraíso de contenidos sin filtro: El Internet, y lo mejor/peor, al alcance de todos.

Todo gira en torno al tiempo. Claro que no digo que nuestros hijos crezcan ignorando estos aparatos o no los utilicen en algún momento, finalmente vivimos en un mundo interconectado que nos empuja a ello. Tú, ahora, probablemente me lees a través de tu smartphone. Es una realidad con la que, como todo, tenemos que aprender a vivir. La clave está en llevar a cabo tres acciones generales que propongo:

  1. Establecer horarios. Todo en exceso es malo; las horas que los niños pasan frente a una pantalla es tiempo restado a otras actividades que les contribuyen en mayor medida, como leer, dibujar, interactuar con la familia y otros niños o ¡Jugar! El juego físico es la forma natural y más básica de evitar el sedentarismo en nuestros peques. Si los niños tienen delimitado por nosotros un tiempo de tablet sabrán que es ese y nada más, lo que evitará que estén ansiosos por buscar cualquier momento para estar conectados.
  2. Ser honesto con ell@s. Respetar a los niños no sólo es tratarlos con amor y humanidad, también es no engañarlos. Como papis debemos explicarles los pros y contras de pasar mucho tiempo en la tablet y enseñarles todas las otras cosas divertidas que pueden hacer. Otro punto importante es no usar este permiso como recompensa, de lo contrario, le daremos mayor importancia al momento de la tablet y los niños sólo estarán a la espera de que llegue. 
  3. Ser padres presentes. La tablet o el celular NUNCA -en mayúsculas- debe sustituir nuestra presencia y acompañamiento con nuestros pequeños. Primero, porque está en nosotros contribuir al desarrollo de sus capacidades sociales, y segundo, porque debemos ser el filtro de los contenidos a los que están expuestos. Ahora YouTube y muchas páginas tienen políticas de restricción a menores; tomémonos el tiempo de supervisar lo que los niños ven y escuchan, pues no saben diferenciar entre los contenidos que son apropiados para ellos y los que no, “y su ingenuidad hace que tengan dificultades para distinguir entre la ficción y la realidad”.

Una vez puestos sobre la mesa estos tres puntos, es importante que conozcamos qué problemas trae consigo un hecho tan común como que nuestros niños usen la tablet. Les comparto algunos de los más importantes para mí:

  • Interfieren en el aprendizaje de habilidades sociales. Parece lo más obvio, pero no por ello deja de ser importante. La empatía y el desarrollo de su conducta para con los demás son capacidades que nacen del trato uno a uno y la interacción con sus pares. Lo que me lleva a otro punto importante: La construcción de las relaciones humanas ¡Comienzan aquí! Si no enseñamos a los peques a ser amables, solidarios y respetuosos, no podemos esperar de ellos este comportamiento con los demás.
  • Niños berrinchudos. Muchas veces, sin darnos cuenta, criamos niños retadores que condicionan nuestra tranquilidad con el uso de la tablet o el celular. Lo peor, les funciona, y caemos en un juego de relaciones de poder ¡con un niño! Pero esto va más allá de ceder a su petición para calmar su inquietud, frustración o enojo, nos hace partícipes de su incapacidad para resolver problemas, es más, la fomentamos.

    Si todo el tiempo “tranquilizamos” a los niños con un aparato -sea cual sea- nunca aprenderán   la autorregulación; es decir, serán impulsivos e incapaces de controlar sus emociones, y por lo tanto, de resolver problemas a través de acuerdos y negociaciones con nosotros y sus semejantes. Si lo piensan, es el primer paso para la formación del carácter.   

  • Niños obesos. ¿Necesito explicar este punto? Los peques que pasan horas -sentados- frente a la pantalla ingieren mayor cantidad de alimentos calóricos; como consecuencia, se vuelven sedentarios y pasivos. Poco a poco pierden el interés por otros juegos y actividades porque los consideran lentos y aburridos.
  • Inhiben el desarrollo de sus habilidades sensoriales y motoras. Importantes en el proceso de aprendizaje. Que los niños imaginen, usen su cuerpo para comunicarse y sepan reaccionar ante el peligro es vital para su formación.
  • Exposición desmedida. “La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género o el abuso de drogas y alcohol son temas a los que nuestros peques se exponen sin filtro. Algunos tipos de comportamiento y actitudes pueden ser abrumadores y difíciles de comprender para ellos”.

Recogí de manera muy general los riesgos que me parecen más inmediatos y en los que podemos ser agentes activos como reguladores de información. Recordemos que, al final, cada quien decide cuál es la mejor manera de formar a sus niños. Lo más importante para mí -y seguro también para ustedes- es criarlos en la confianza, la honestidad, y sobre todo, en el amor, esto dejará a los peques acercarse a nosotros a resolver sus inquietudes y no recurrir a otro tipo de opciones -impersonales- para guiarlos en el camino.

¿Sigues pensando que es súper cool que los niños sean tan hábiles con la tablet?

Gracias por leerme.

Mariana.

https://www.guiainfantil.com/educacion/efectostele.htm

http://www.latercera.com/noticia/celulares-y-tabletas-afectan-desarrollo-social-y-emocional-de-menores-de-tres-anos/