Para todos los que dejaron de ser los mismos luego del #19S

Posted by on / 0 Comments

 Hoy quiero dedicar esta entrada para hablar acerca de los recientes sismos ocurridos en el país, pero no a modo de enlistar lo sucedido -que de eso ya se han encargado las noticias y las redes sociales-, sino para hacer una reflexión sobre cómo un hecho así, inesperado y de grandes dimensiones, logra tener un impacto colectivo desde una transformación personal. **Spoiler alert: Esto no tiene nada que ver con “el cambio está en uno mismo”.

Y sí, prefiero la palabra transformación por encima de la llamada “segunda oportunidad”. Me explico. Si estás aquí, ahora, leyendo esto, es porque, seguramente, eres de los afortunados, como yo, que no sufrió -directamente- daños o pérdidas materiales y personales a causa del sismo. Me alegro por ello. Después de ver y leer los estragos que este episodio produjo en el país,  saberte bien merece estar agradecido con la vida misma, pero, también, necesita que dejemos de ser los de ayer, porque hoy, ahora, nada es igual. Y dejar de ser los mismos implica transformación, un cambio de raíz más allá de un sentimentalismo de valorar la segunda oportunidad de estar viv@s. Al menos yo así lo creo. Eso también es ser una mamá moderna.

Por definición, transformar es hacer que algo sea distinto pero sin alterar sus características esenciales; por lo tanto, una transformación personal -que viene de un hecho como el que vivimos- implica un cambio en nuestra manera de ver y ser para con los demás. Algo así como ser tú pero en una versión mejorada, para dejar, primero, salir lo mejor de ti y luego ofrecerlo a los demás.

Transformarte es todo un reto

Ahora que ya les conté por qué prefiero hablar de transformación, hay que pasar a la acción. Seguimos aquí para retomar, sí, nuestra vida, pero sin regresar a la normalidad. Esa quedó atrás. Si lo piensan, mas bien nunca fue normal ser normales, sino todo lo contrario. Ahora tenemos -y debemos- que enfrentar las consecuencias del sismo en todos los niveles pero de una mejor manera, retándonos a nosotros mismos a ser mejores seres humanos. Sólo así podremos transformar(nos) para avanzar como colectividad:

Te reto a verte y sentirte parte de los demás. Las tragedias como ésta nos enseñan a derribar muros más peligrosos que los que conocemos; sentirnos parte de una colectividad que necesita del esfuerzo y la empatía de todos para todos acaba con la indiferencia, el egoísmo, la apatía, misantropía, solipsismo o como quieran llamarle al hecho de pensar sólo en ti.

Te reto a hacer hoy lo que puedes hacer mañana. ¿Necesito explicar este punto? No sabemos si el mañana llegue -sí, sí, frase de tía, ja- pero, por lo pronto, tienes 24 horas para hacer eso que te da miedo, comer eso que te gusta o ver a quien hace tiempo no frecuentas. Hoy estás aquí y es todo lo que importa.

Te reto a ser solidario uno a la vez. No hay que hacer grandes obras ni salvar al mundo, basta con sonreírle al de a lado, dejar de tocar el claxon desesperadamente aunque de todos modos sea imposible avanzar, tomarte un café con alguien simplemente para escuchar lo que tiene que decir, ceder tu asiento a quien más lo necesita aunque tú también estés cansad@, etc. Son esas cosas chiquitas de la normalidad las que hacen una diferencia en ti y con los demás.

Te reto a ser un ciudadano más informado. Saber y comunicar. Evitar rumores y falsas noticias en medio de un desastre como el sismo del #19S no sólo previene el caos, sino deja que la ayuda y los esfuerzos sean bien dirigidos. Aprendamos a ser comunicadores y no sólo paseadores de la información.

Te reto a valorar(te) y apreciar lo que posees. ¿Es mucho? ¿Es poco? ¡Es tuyo! Empezando por tu vida. Aunque no está de más agradecer por tener un lugar donde dormir y algo que comer. Suena simple, pero es tan ordinario que perderlo, asusta. Da gracias por ello.

Te reto a cuidar y amar a tu familia. Ellos están primero y estarán al final cuando creas que todo falla. Así de simple, no hay más que explicar.

¿Qué otros retos proponen?

Gracias por leerme.

Mariana.