Tengo los pezones agrietados, ¿qué hago?

Posted by on / 0 Comments

Es absolutamente normal que cuando el bebé de la casa nace toda la atención, cuidados y protección de ustedes hacia él es exclusiva. Nos enseñaron que ‘así debe ser’ y es totalmente comprensible; es el peque de la familia, es indefenso y necesita a mamá 100%. Pero, ¿qué hay de nosotras? Pocas veces nos detenemos a mirar que nosotras también sufrimos todo tipo de cambios físicos y emocionales cuando nos convertimos en mamás. Claro que, en el mejor de los casos, recibimos de nuestra pareja y familia los mejores cuidados post-parto —que agradecemos muchísimo—, pero estos son al comienzo y ahora somos madres para toda la vida.

 

¿A qué voy con todo esto? A que antes de mamás, somos mujeres. Los cambios que presentamos a lo largo de este camino son constantes, no al principio, no por un momento. Poco a poco nuestro cuerpo muda, se transforma, y aunque a veces padece, debemos aprender a escucharlo para atenderlo, cuidarlo y mimarlo. Por ello el tema de esta semana es ¿Qué hacer cuando presentamos pezones agrietados?

 

Es muy frecuente que durante la lactancia esta parte de nuestro cuerpo se vea afectada con heridas que pueden ser muy dolorosas; picazón, dolor y sensibilidad ¿Por qué ocurre? Las causas más frecuentes de los pezones agrietados son:

 

  • Mala posición al amamantar.
  • Piel reseca.
  • Cargar al bebé de forma inadecuada.
  • Uso constante de sólo una mama.
  • Bebé mal enganchado.

 

Lamentablemente este problema que parece algo ‘fácil’ de aliviar puede escalar, pues las grietas en los pezones tardan demasiado en cicatrizar debido a que no podemos dejar de alimentar al bebé, por lo tanto, las heridas no pueden sanar completamente.

 

¿Y ahora qué?

 

¡Calma! No se resignen a que esto no tiene remedio. Evidentemente debemos tener cuidados especiales respecto a lo que aplicamos en nuestros pezones para no utilizar sustancias que puedan intoxicar a los peques mientras amamantamos. A continuación les comparto algunas recomendaciones para aliviar y sanar las grietas:

 

  1. Extraer manualmente la leche del pecho que está más herido, háganlo repetidas veces para evitar congestiones o mastitis.
  2. Lubricar el área con su propia leche materna. Sí, como lo leen, ésta tiene diversas propiedades curativas y antibacterianas.
  3. Intercalar los pechos a la hora de amamantar al bebé.
  4. Corregir el agarre y la postura para evitar un daño más al pecho sensible.
  5. Dar descanso a los pechos. El bebé puede seguir alimentándose con su leche a través de un vaso, cuchara o gotero.
  6. Recuéstense y dejen sus pechos al aire libre un par de veces al día.

 

Además de estas recomendaciones, existen miles de remedios naturales para sanar las heridas de esta área, entre ellos: aplicar la membrana del huevo sobre los pezones heridos; también aceite de oliva, de almendras o de coco. Otro remedio efectivo incluye utilizar compresas de té de manzanilla, la aplicación de aloe vera o de crema de caléndula.

 

¿Qué otros conocen, mamás modernas? Recuerden primero recurrir a las alternativas naturales para aliviar sin complicaciones una molestia de este tipo, aunque si las heridas continúan y se agravan, no dejen de consultar a su médico. Compártanme qué hacen o han hecho en caso de pezones agrietados. Hagamos una cadena de tips que nos ayuden a superar esta etapa de la manera menos dolorosa posible.

 

No olviden cuidarse, atenderse y consentirse; si ustedes están bien, sus peques lo agradecerán.

 

Gracias por leerme,

Mariana.

 

REFERENCIAS.

  1. https://mejorconsalud.com/8-remedios-caseros-para-pezones-agrietados/